CIUDAD DE MÉXICO.- La Red Compartida será una red pública de telecomunicaciones que llevará servicios de telefonía móvil e internet móvil de cuarta generación (4G) a zonas alejadas del país donde Telcel, Telefónica México y AT&T no han llegado a prestar servicios.

A diferencia del resto de los países donde el principal recurso de esta Red, la banda de 700 MHz, se ha ofrecido a los diferentes operadores de telefonía móvil, México decidió que este proyecto se base en una Asociación Público-Privada.

Así, el gobierno pondrá el espectro radioeléctrico (la banda de 700 MHz) y dos hilos de fibra de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a través de los que viajan las llamadas, mensajes y datos de internet; mientras que el consorcio que se conforma por varias empresas, desarrollará la infraestructura y operará dicha Red.

El operador de la Red Compartida dará servicio a otras empresas como las de telefonía móvil, telefonía fija y operadores móviles virtuales que, a su vez, llevarán los servicios a los usuarios finales.

 

A los usuarios ¿cómo nos beneficia?

Actualmente, existen tres empresas que ofrecen servicios de telefonía e internet móvil en el país y algunos operadores móviles virtuales, al contar con una Red Compartida habrá un mayor número de empresas que oferten estos servicios por lo que los mexicanos tendrán más opciones y precios más bajos.

La Red tiene la meta de cubrir al menos al 85% de la población por lo que los usuarios ya no se quedarán sin señal cuando se encuentren en zonas apartadas.

Debido a las bajas tarifas, quienes no cuentan con acceso a telefonía celular e internet podrán contar con conectividad, lo que ampliará la penetración de los servicios en el país.

Además, las velocidades de internet que ofrecerá esta Red son de 1 Mb de subida y 4 Mb de bajada.

 

¿Y las empresas?

Debido a que no tendrán que desplegar su propia infraestructura, reducirán costos al “rentar” los servicios de la Red Compartida, lo que se traducirá en precios más bajos para los usuarios de telefonía móvil y banda ancha móvil.

Sin embargo, las empresas no tendrán el control sobre la calidad del servicio por lo que el operador de la Red Compartida será monitoreado con el fin de que no haya fallas.

 

El gobierno ¿qué papel juega?

Esta Red no costará al Estado pues el consorcio ganador aportará la totalidad de los recursos económicos para desarrollarla, además, pagará los derechos de uso y aprovechamiento del espectro radioeléctrico y aportará 1% de sus ingresos anuales a la Tesorería de la Federación (Tesofe).

A través del Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel) habrá un seguimiento en cuanto al cumplimiento de la cobertura en tiempo, calidad del servicio y acceso competitivo a las empresas interesadas en utilizarla.

El Universal / RDlMB 20/10/16