Nota28102016EJ26CIUDAD DE MÉXICO.- Por el desarrollo de un dispositivo mecánico que recibirá señales de la constelación de satélites de la empresa OneWeb (para llevar Internet a los habitantes de comunidades marginadas), jóvenes michoacanos lograron el triunfo en el concurso Misiones Espaciales México 2016.

ZoPuBo es el nombre del equipo triunfador en el certamen organizado por la Agencia Espacial Mexicana, OneWeb y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Se formó a partir de la iniciativa de Irving Yosafat Ángel Camacho, estudiante de la licenciatura en Geociencias en la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) Morelia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien buscó a alumnos de otras licenciaturas con interés en el tema y a investigadores que los apoyaran.

En el equipo también participaron Mauricio Antonio Hernández, del Tecnológico de Monterrey y Brenda Lara Aguilar, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

 Internet para comunidades marginadas

Los jóvenes explicaron que uno de los requisitos que debían cumplir los proyectos era la facilidad en su instalación, sin que se tuvieran que utilizar herramientas especiales y tomando en cuenta el costo de los materiales.

Ángel Camacho revisó la convocatoria y estableció el grupo de trabajo. Cuando estaba en sexto de primaria, él y Mauricio Antonio participaron en las Olimpiadas del Conocimiento, que cada año organiza la Secretaría de Educación Pública, y luego cursaron juntos la preparatoria.

“No imaginamos que años después estaríamos presentando el resultado de una investigación en un congreso internacional de astronáutica”, dijo, y consideró que estar en la UNAM y participar en concursos así, son oportunidades para lograr cosas importantes.

El asesor de ZoPuBo, Sinhué A. R. Haro Corzo, quien es coordinador del Laboratorio de Física y docente de la ENES Morelia, comentó que la participación de los jóvenes en estas convocatorias es muy enriquecedora.

Asimismo, destacó la disposición de los estudiantes, que desarrollaron sus labores escolares y, además, el proyecto para Misiones Espaciales. “El trabajo en equipo, la motivación y la disciplina los llevaron a lograr sus éxitos, lo que genera más seguridad en ellos mismos”.

Haro Corzo resaltó la importancia de la colaboración entre la academia y el sector privado, pues la primera se dedica a aportar ideas innovadoras que beneficien a las comunidades y la iniciativa privada cuenta con la infraestructura y los recursos materiales para llevarlas a cabo.

El Universal / GMA 28/10/16