procastinacion nota11282016wLa procrastinación tiene muchos disfraces. Podríamos decidirnos a realizar una tarea, pero encontrar incontables razones para diferirla. Podríamos priorizar cosas que podemos eliminar rápidamente de nuestra lista de pendientes, pero dejar los temas grandes y complejos para otro día. El problema es que nuestros cerebros están programados para aplazar. En general, podemos procesar las cosas concretas mejor que los pensamientos abstractos acerca del futuro.

¿Cómo puede volverse menos miope acerca de sus tareas? Todo se trata de re-equilibrar el análisis de costo-beneficio: Haga que los beneficios de la acción se sientan mayores y los costos de esta se sientan menores. La recompensa por hacer una tarea necesita sentirse más grande que el dolor inmediato de realizarla.

He aquí algunos trucos que puede usar para hacer que los beneficios de la acción se sientan mayores y más reales:

VISUALICE LO GRANDIOSO QUE SERÁ TERMINARLA: Algunas veces tan solo una vívida imagen mental de realizar una tarea puede ser suficiente para desatorarnos. Trate de imaginar el virtuoso sentido de satisfacción que tendrá una vez que se complete –y quizá también la mirada de alivio en el rostro de su colega cuando él reciba lo que necesita de usted.

COMPROMÉTASE PREVIA Y PUBLICAMENTE: Decirle a las personas que va a hacer algo puede ayudarlo a incentivarse para tomar acción, porque el sistema de recompensas de su cerebro es muy receptivo a su posición social.

CONFRONTE LAS DESVENTAJAS DE LA INACCIÓN: Fuércese a usted mismo a pensar acerca de los pros y contras de no hacer una tarea determinada. Considerar lo que sucederá si no la hace pronto podría ayudar a poner su motor en marcha.

Y he aquí algunas formas para hacer que los costos de la acción se sientan más pequeños:

IDENTIFIQUE EL PRIMER PASO: Divida las tareas grandes y amorfas en pequeños pasos que no se sientan tan complicados. Incluso mejor: Identifique el más pequeño primer paso, algo que sea tan fácil que incluso su cerebro prejuiciado hacia el presente pueda ver que los beneficios superan a los costos del esfuerzo.

ENLACE EL PRIMER PASO A UN PREMIO: Podemos hacer que los costos del esfuerzo se sientan incluso más pequeños si los enlazamos con algo que anhelamos hacer. En otras palabras, enlace la tarea que está evitando con algo que no pretenda evitar.

REMUEVA LOS BLOQUEOS OCULTOS: Algunas veces nos encontramos regresando repetidamente a una tarea, todavía indispuestos a tomar el primer paso. En este punto, usted necesita hacerle algunas preguntas a esa terca voz en su cabeza, para descubrir que es lo que realmente lo está reteniendo para no actuar.

De modo que la siguiente vez que se encuentre desconcertado por su incapacidad de lograr tareas importantes, sea amable consigo mismo. Trate de tomar al menos un paso para hacer que los beneficios de la acción parezcan mayores y otro para hacer que los costos de actuar se sientan más pequeños. Su lista de tareas se lo agradecerá.

(Caroline Webb es la autora de "How to Have a Good Day: Harness the Power of Behavioral Science to Transform Your Working Life.”)

© 2016 Harvard Business School Publishing Corp.