dejar trabajo hijos nota14112016wDurante la década pasada, los empleados se han puesto cada vez más cómodos acerca de hablar sobre el equilibrio entre vida y trabajo; acerca de hacer que los lugares de trabajo sean más auténticos y compasivos; y acerca de discutir el trabajo como algo que merece pasión. Sin embargo, cuando llegamos a casa, ¿qué tanto de lo que aprendemos acerca de priorizar, comunicar y manejar conflictos, se queda en la oficina? Y cuando vamos de regreso al trabajo, ¿qué tanto de lo que aprendimos de nuestras familias se queda atrás?

Convertirme en madre me ha hecho darme cuenta de lo desafortunada que es esta falta de efectos colaterales. Las habilidades que aprendemos como padres deberían transferirse en nuestro trabajo, y viceversa.

Como investigadora, me he aproximado a la maternidad de manera similar a como enfoco temas de investigación. Esto ha significado leer literatura sobre la paternidad, hablar con otros padres y asistir a talleres, mientras que me doy cuenta de qué tan efectivos podrían ser mis enfoques. Los niños, a diferencia de muchos gerentes, son rápidos y directos con la retroalimentación.

He aquí algunas habilidades que he aprendido en la maternidad y que me han servido en el trabajo:

— ADAPTARSE AL CAMBIO: como madre, constantemente me estoy adaptando a nuevas situaciones. En el momento en que usted siente que tiene a todos a bordo y las cosas van tranquilas, la situación cambia. Criar hijos nos recuerda cómo lidiar con el cambio mientras que aprendemos de él. Los niños nos desafían a aceptar que la estabilidad no es normal y que desarrollar la presteza para lidiar con incertidumbre y aceptar nuevos desafíos nos convertirá en mejores padres. La paternidad nos permite reflexionar con nuestros hijos, y aprender de nuestros errores. Las mismas habilidades son un activo en la fuerza laboral de la actualidad.

— RESPETAR LA SEGURIDAD PSICOLÓGICA COMO UNA NECESIDAD UNIVERSAL: ¿qué tan a menudo se piensa acerca de hacer que sus compañeros de trabajo se sientan seguros? Si usted es como la mayoría de las personas, no lo hace a menudo. Sin embargo, como padre ¿qué tan seguido piensa acerca de hacer que sus hijos se sientan seguros? Probablemente todos los días.

Como padres, buscamos crear un entorno en el que los niños puedan aprender y crecer, desafiarse a sí mismos y compartir sus miedos. Entre más somos capaces de crear un entorno positivo y abierto, más fuerte se vuelve la relación con nuestros niños. De la misma forma, en la oficina una de las tareas de liderazgo más importantes consiste en manejar relaciones. Entre más podamos adoptar una mentalidad abierta y de apoyo con los colegas, más fuerte serán nuestros lazos. Necesitamos crear una cultura laboral donde la seguridad psicológica sea primero, donde los compañeros se sientan cómodos al compartir sus preocupaciones, necesidades e ideas.

— AUTO REFLEXIONAR Y MEJORAR CONTINUAMENTE: la paternidad es uno de los trabajos más difíciles que podemos asumir. Como en cualquier rol que nos motiva y desafía, queremos ser buenos para hacerlo. Sin embargo, superar la auto duda puede ser difícil. Como los instructores de liderazgo, los expertos en paternidad alientan no sólo a cuestionar nuestros enfoques, sino a aprender de nuestros errores y de la retroalimentación de nuestros niños. En la auténtica paternidad, como en el auténtico liderazgo, nos ayuda ser sinceros con nuestros valores, asumir la retroalimentación, escuchar activamente y experimentar con nuevos enfoques.

(Jelena Zikic es una profesora asociada en York University.)

© 2016 Harvard Business School Publishing Corp.