pemex deuda impagableCIUDAD DE MÉXICO.- Aunque Pemex prevé salir a flote de su situación financiera en el 2021, expertos advirtieron que el crecimiento de sus obligaciones financieras pone en riesgo la sostenibilidad de la empresa.

Tan sólo al tercer trimestre de este año, la empresa reportó 98 mil 117.44 millones de dólares de deuda financiera, siendo este monto 32 por ciento mayor que el valor presente de todos sus activos pozos, ductos, plataformas, plantas y equipos.

Pero de abril a junio, de acuerdo con información de los estados financieros de Pemex, la deuda financiera (a corto y largo plazo) era 25 por ciento más grande que sus activos fijos, es decir, en tres meses, la petrolera empeoró este indicador.

Además, en el segundo trimestre, estas mismas obligaciones financieras fueron equivalentes a 4.12 veces al total de su efectivo y equivalentes en caja, y ya para este último trimestre se elevaron a 4.54 veces.

Aunque Pemex ha hecho esfuerzos por reducir sus obligaciones futuras, la realidad es que ha estado prácticamente solicitando deuda para pagar sus compromisos y financiar sus operaciones a corto plazo, planteó Guillermo Pineda, socio líder de energía de PwC México.

"Ha renegociado los términos de algunos de sus compromisos, pagando amortizaciones para reducir sus obligaciones más cercanas, pero también para asegurar la operación del 2017", señaló.

Eduardo Rodríguez, presidente del fondo FlatStone Capital Advisors, con sede en Canadá, dijo que la solución "dolorosa" es que la empresa estatal se deshaga por completo de negocios como el de la petroquímica y refinación, que han operado con pérdidas constantes.

"Nos han llegado proyectos para financiar (de Pemex) que difícilmente son viables si no hay socios de por medio, y que éstos asuman casi la totalidad de los compromisos para sostener los negocios", apuntó.

Ambos expertos, destacaron que la compañía debe acelerar cuanto antes las posibles alianzas, pues han pasado ya más de dos años desde la aprobación de la Ley de Hidrocarburos.

Ramsés Pech, socio de la consultoría Caraiva y Asociados, indicó que la deuda de Pemex sí es asequible, siempre y cuando su "patrón" ya no sea la Nación, pues en su Consejo de Administración, quien tiene la batuta de sus decisiones son la Secretaría de Energía y de Hacienda.

"La voluntad es ya no tener a Pemex como una empresa cautiva dentro del sistema de recaudación y que pueda tener un crecimiento en función de un flujo de efectivo", consideró Pech.

EXP/RED/FR/NOV/2016