guatemala-congresoCIUDAD DE MÉXICO.- Por intentar utilizar su puesto para presionar al Poder Judicial, el expresidente del Congreso de Guatemala Gudy Rivera fue condenado a 13 años y 4 meses de cárcel.

La pena por tráfico de influencias y cohecho contra Rivera, quien lideró el Congreso de 2012 a 2013, es inconmutable. También deberá pagar una multa de 50 mil quetzales, alrededor de 127 mil pesos, y no podrá ejercer cargos públicos hasta por cuatro años después de que termine su sentencia.

El caso responde a que Rivera, en 2014, se reunió con Claudia Escobar, entonces de la Quinta Corte de Apelaciones y ahora Magistrada de la Corte Suprema de Justicia, para intentar que revirtiera el fallo del Tribunal Supremo Electoral que suspendió a la entonces vicepresidenta del país, Roxana Baldetti.

A cambio, el ex líder legislativo le prometió a Escobar que se aseguraría que fuera reelegida como jueza.

Graban conversación

La Magistrada grabó la conversación, denunció el hecho y ejerció como testigo en el juicio contra el político, que culminó la semana pasada.

"Se quebrantó la independencia de poderes desde el momento que el señor González contactó a la Magistrada Escobar. El delito quedó comprobado porque el señor Gudy Rivera influyó en ella", indicó la jueza Bélgica Deras al dar a conocer la sentencia.

Junto al ex diputado también fue condenado a 5 años de cárcel conmutables el abogado Vernon González, quien lo acompañó en la reunión con Escobar.

Rivera forma parte del ex gobernante Partido Patriota (PP), al que también pertenecen Baldetti y el ex Presidente Otto Pérez Molina, quienes se encuentran actualmente en prisión provisional acusados de liderar varias tramas de corrupción.

EXP/RED/FR/OCT/2016