nota26102016f13CIUDAD DE MÉXICO.- Ratificado por el Senado como titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Raúl Cervantes Andrade admitió que aspira a ser el nuevo Fiscal General.

El pleno de la Cámara alta avaló el nombramiento con 82 votos a favor, tres en contra y una abstención.

Por la mañana, al comparecer en la Comisión de Justicia, Cervantes urgió a la aprobación de la ley orgánica de la Fiscalía General.

Explicó que busca encabezar el proceso de transición de PGR al nuevo órgano, mediante una amplia discusión con la sociedad.

Al responder a una pregunta de la senadora Angélica de la Peña, del PRD, el nuevo Procurador detalló el proceso que se avecina.

Cuando (me) hicieron la invitación, hice la siguiente reflexión con el señor Presidente: sin autonomía y una ley adecuada no hay ningún interés de que se pueda ejercer una buena función de impartición de justicia, pero sobre todo en la procuración y en la evolución (hacia el nuevo sistema acusatorio).
Sí vengo, y lo dice ese comunicado del Presidente, y se los digo abiertamente, y lo he verbalizado todo el tiempo, en breve es necesario una ley que tenga la potencia, la credibilidad y funcionalidad de lo que necesita México para ejercer la acción penal, y que el transitorio habilitaría que fuera yo Procurador y que pasaría a la Fiscalía", dijo.

Víctimas de delito

Subrayó que se trabajará en la transición de la PGR a la Fiscalía General de la República para que las víctimas del delito sean atendidas con profesionalismo, pertinencia y prontitud.

Quiero invitarlos a llevar a cabo un amplio proceso de consulta y debate abierto, para que a partir de diagnósticos amplios y certeros se proponga el mejor diseño organizacional, administrativo y funcional de la Fiscalía General para crear su futura ley orgánica.
Necesitamos involucrar a la sociedad civil, académicos, investigadores, especialistas nacionales e internacionales, servidores públicos, medios de comunicación y legisladores para construir el modelo de fiscalía que le permita llevar a cabo su función", expuso.

En su participación, Cervantes recalcó que la PGR no cuenta con los instrumentos necesarios para operar bajo el nuevo modelo adversarial, como es la recopilación de pruebas bajo el respeto de los derechos humanos.

Planteó también el compromiso de resolver los casos pendientes de la institución que deja Arely Gómez.

La PGR, dijo, respaldará su actuación en el nuevo sistema penal acusatorio.

"En la línea de lo anterior, lo primero que debemos hacer es dar continuidad para encontrar la solución más satisfactoria posible a los grandes casos pendientes, entre los que se encuentran los de Ayotzinapa, Tanhuato, gobernadores, Nochixtlán, desaparecidos, Tlatlaya, por citar algunos", indicó.