cocina lena nota1222016wCIUDAD DE MÉXICO.- Después del Gas LP la leña es el combustible más utilizado en los hogares mexicanos.

Es decir que el 15.6 por ciento utiliza la leña, la cual sólo es rebasada por el Gas LP, con el 75.7 por ciento de los hogares, según información de la Encuesta Nacional de Ingresos Gastos de los Hogares (ENIGH) 2014.

A estos le sigue el gas natural, con el 7.3 por ciento, y la electricidad, con menos del uno por ciento.

Pese a las consecuencias para la salud que implica el uso de leña, ésta es empleada tanto para la cocción de alimentos, como el calentamiento de agua.

El compromiso
Octavio Pérez, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP y Empresas Conexas (Amexgas), explicó que uno de los compromisos del sector es sacar del consumo de leña a este segmento de la población.

"Para que puedan acceder a un combustible moderno y dejar el uso de combustibles primarios en sus casas, no sólo les vamos a cambiar la vida, sino que también vamos a crecer nuestro mercado", mencionó en entrevista.

Según estimaciones del Centro de Investigaciones en Ecosistemas de la UNAM, el consumo de leña se concentra en el sureste del País, aunque hay una región entre los estados de Sinaloa y Durango donde éste es elevado.

Rezago social
La expectativa es que el uso de leña en México no disminuya significativamente en el mediano plazo.

Su uso es indicador de rezago social que tiene un mayor impacto en las viviendas mexicanas, por encima de la falta de agua entubada, drenaje y piso de tierra, según datos de Coneval.

Luis Landeros, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas LP (ADG), explicó que los hogares que consumen leña representan una oportunidad de crecimiento para el sector de gas LP.

Dado que con la liberación de precios, mencionó, podrán llegar a mayores regiones.

Las muertes
Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 3 mil millones de personas en el mundo cocinan y calientan sus hogares con fuegos abiertos y cocinas en los que queman biomasa, es decir madera, excrementos de animales, residuos agrícolas o carbón.

Al año más de 4 millones de personas mueren prematuramente por enfermedades atribuibles a la contaminación del aire de los hogares como consecuencia del uso de combustibles sólidos para cocinar, según el organismo internacional.

EXP/REF/DAW/NOV/2016