Nota23102016EJ08

LONDRES, ING.- Con dos pases interceptados del profundo Landon Collins, Gigantes de Nueva York (4-3) se adjudicó el segundo duelo de la NFL en tierras inglesas, al imponerse por 17-10 a Carneros de Los Ángeles (3-4), en actividad de la séptima semana de la temporada 2016.

Con el Twickenham Stadium de esta capital como escenario, las intercepciones de Collins le dieron a Nueva York 14 puntos, los primeros siete por conducto del propio profundo, quien devolvió el ovoide 44 yd para anotación y los otros con acarreo de una yarda del corredor Rashad Jennings.

En cambio, los quarterbacks Eli Manning, por Gigantes, y Case Keenum, por Carneros, tuvieron una mala tarde, el primero con apenas 196 yardas para presumir y el segundo al ser interceptado en cuatro ocasiones.

Mal empezó la tarde para los neoyorquinos en Londres, luego que el ala cerrada Larry Donnel soltó el balón en su yarda 34 y aunque fue recuperado por los angelinos, la jugada fue revertida en la revisión por los oficiales.

No obstante, cuando la jugada se repitió, fue el turno de Manning de perder el ovoide, el cual esta vez sí quedó en poder de Carneros, en la yarda 21 del rival, desde donde trabajaron un touchdown tempranero con pase de 10 yardas de Keenum para Tavon Austin. 7-0.

El césped londinense parecía sentarle a Los Ángeles, que en el mismo primer cuarto amplió su ventaja a 10-0 con gol de campo de 36 yd de Greg Zuerlein, que cerró bien una ofensiva que recorrió 62 yardas en ocho jugadas y 4:32 minutos.

No obstante, la gente del head coach Ben McAdoo por fin pudo adaptarse al horario inglés y comenzaron la remontada en el segundo episodio, primero con un gol de campo de 29 yardas de Robbie Gould, en una serie que parecía para más, pero que, por lo menos, los puso en el marcador.

Comenzó el turno para los angelinos de cometer errores, en su caso, un pase interceptado a Keenum, el primero de Collins, quien se escapó 44 yardas hasta la "zona prometida", con lo que igualó los cartones 10-10 hacia mediados del segundo episodio y así llegaron al medio tiempo.

El tercer cuarto se fue sin pena ni gloria, sin embargo, ya en el último, Collins, quien ya le tenía tomada la medida a Keenum, robó su segundo pase de la noche, con regreso de 18 yardas incluido, que dejó la mesa puesta para que los suyos consiguieran la voltereta.

Entre Manning y el veterano corredor Rashad Jennings se las arreglaron para llevar a Gigantes hasta la yarda uno del rival, desde donde este último consiguió un touchdown 'de riñones', para ponerse con ventaja de 17-10, aunque todavía con 9:27 minutos en el reloj.

No obstante, la defensiva azul y blanco se portó casi heroica para aguantar los embates angelinos y, de hecho, finiquitó el encuentro con una intercepción, cortesía del esquinero Dominique Rodgers-Cromartie, cuando Keenum, ya a la desesperada, buscaba a Brian Quick en la zona de anotación, con 50 segundos por jugarse.

Por Nueva York, que fungió como visitante administrativo, Eli Manning tuvo una noche más bien gris, con apenas 24 pases completos de 37 intentos y 196 yardas, sin touchdown ni intercepciones; Case Keenum, en cambio, fue luz y sombra de su equipo al tirar para 32 de 53, 291 yd, un touchdown y cuatro interceptados.

Anotación por cuartos:

Total

Gigantes NY 00 10 00 07 -- 17

Los Ángeles 10 00 00 00 -- 10

 

NTX/AGG/LHM