nota27102016f16CIUDAD DEL VATICANO.- El duro testimonio de Al Bangura, futbolista de Sierra Leona que juega en Inglaterra y que en su juventud fue víctima de trata, sacudió hoy a obispos y policías de todo el mundo que asistieron en el Vaticano a un encuentro de trabajo contra el tráfico de personas.


“Fui llevado a París con la promesa de jugar en un equipo europeo de fútbol. De ahí fui llevado a Londres. Inmediatamente fue claro que algo no estaba bien. Fui dejado en un hotel solo y muy pronto un hombre mayor llegó, me tocó y me violó”, confesó el deportista.

Escucharon su relato los participantes en la asamblea plenaria del Grupo Santa Marta, un organismo promovido por el Papa Francisco para ayudar a la vinculación internacional contra el tráfico de personas. Al final, Bangura saludó personalmente al Papa.

El jugador de la selección de su país que actualmente es parte del St. Albans City, explicó cómo debió huir de su país a los 15 años para proteger a su madre y hermana, cómo conoció a un hombre francés que le prometió una oportunidad para jugar futbol y con mentiras lo llevó a Europa.

Tras la violación, sin saber lo que realmente pasaba, sin poder hablar inglés y sin nadie a quién pedir ayuda, logró escapar, encontró una persona que hablaba su idioma y ésta le pagó el autobús hasta una oficina inglesa de protección.

“Fui colocado en una casa en el sudeste de Inglaterra y empecé a jugar fútbol. Sorprendentemente un cazatalentos del Watford Football Club me descubrió y firmé para jugar en el equipo”, señaló.
“Ayudé a que ascendieran a la Premier League y terminé jugando frente a miles de personas en los más famosos estadios del mundo”, agregó Bangura.

“Concluí cuán afortunado fui al poder escapar. Tristemente muchos otros en la misma situación no pueden. En el este de África historias como la mía son comunes. Miles de jóvenes, muchos aspirantes a futbolistas, van detrás de un sueño que se convierte en una pesadilla”, siguió.

Sostuvo que la esclavitud no ocurre sólo en países lejanos, sino que tiene lugar en las ciudades, pueblos y vecindarios. “Está ocurriendo ahora y se tiene que detener”, apuntó.

Saludan al Papa

Al Bangura y otras víctimas de trata saludaron al Papa durante una audiencia en la cual el Papa Francisco alentó a reforzar la lucha contra el tráfico de personas.

Denunció que, según las organizaciones internacionales, el número de las víctimas de ese flagelo “por desgracia” aumenta cada año; ellos son los más indefensos, a quienes les es robada la dignidad, la integridad física y psíquica, incluso la vida.

Lo que sirve es un empeño coordinado, efectivo y constante, sea para eliminar las causas de este complejo fenómeno, sea para encontrar, asistir y acompañar a las personas que caen en las redes de la trata”, advirtió.

NTX/I/ABA/RMB/