CIUDAD DE MÉXICO.- Sin carácter ni liderazgo ni humildad, pero con conformismo, ése es el diagnóstico de Cuauhtémoc Blanco sobre la Selección Mexicana.

  

 

Como futbolista, el "Cuauh" fue clave en la clasificación de México a las Copas del Mundo en 2002 y 2010. 

 

Ahora, habló con CANCHA de la fisonomía del Tricolor tras el 7-0 contra Chile en la Copa América y coincidió con Juan Carlos Osorio en la ausencia de liderazgo en el campo.

 

¿Hace falta un Cuauhtémoc Blanco en la Selección?

 

No sé si falte, pero hace falta... eh...", respondió Blanco al tiempo en que balanceó sus manos a la altura de los genitales. 

 

Jugadores que realmente sientan el... no digo que no lo sientan, pero a veces les falta un poco más, un poco más de carácter.

 

Estuve lesionado (2000-2001), pero gracias a Dios salí adelante, nunca bajé los brazos. Estuve ocho meses parado, fui a Jamaica y gracias a Dios me tocó la oportunidad de meter los goles para que clasificáramos al Mundial, pero iba con esa mentalidad y los mismos deseos desde que empecé en el América, las mismas ganas de triunfar, el hambre de triunfo".

 

Cuauhtémoc reconoció que el Tri tiene una generación de mucha calidad, tanto que la base juega en Europa. Confió en que los futbolistas superarán este trago amargo, pero no dejó de lado la ausencia de elementos que se echen el equipo al hombro.

 

"A la Selección le faltan esos líderes, no nada más uno, sino dos o tres.

 

No es falta de temperamento, pero hay mucho conformismo. Conozco a varios jugadores de ahí, fueron compañeros míos en Selección Mexicana, lo único que siempre les he dicho es que se rompan el alma, que luchen, que se sacrifiquen en el día a día", comentó el "Temo".

 

 

Guardado... Capitán

 

Cuauhtémoc Blanco cree que a Andrés Guardado le falta un poco más de carácter, ahora que Rafael Márquez le cedió la capitanía del Tri.

 

Pues qué te digo, cada quien da el gafete, a final de cuentas el que manda es el entrenador, no sé si el entrenador se lo dio. Guardado es un gran jugador, pero sí me gustaría que tuviera un poquito más de carácter para poder transmitir a sus compañeros el carácter y ganas de triunfar.

 

Cuando nosotros perdíamos un partido casi nos agarrábamos a trancazos en el vestidor. Nos decíamos las cosas de frente. Si no corres, pues a golpearte mi hermano, porque estás jugando con el dinero de mi familia, eso no se vale", sentenció.

 

 

EXP/REF/JMR/AGO/2016