Las mujeres sí son ‘el sexo débil’ en materia salarial, pues a pesar de discursos y acciones la brecha entre ellas y los hombres no se ha podido cerrar.