La mayoría de los vacacionistas son jóvenes y muchos de ellos menores de edad, por lo que la venta de bebidas embriagantes debe ser regulada.