Pese a los llamados y exhortos de la autoridad, el consumo desmedido de alcohol y el uso del auto no se destierra de Sonora y en Semana Santa prevalece.