Las autoridades deberían advertir sanciones a las empresas que arriesgan así la integridad física de empleados, los días lunes y viernes, principalmente.