Vale más que el malestar se trate por la vía institucional, porque si no los ‘líderes sociales’ verán una nueva oportunidad en el río revuelto.