Si las autoridades no pudieron tener a tiempo caminos seguros, queda en los viajeros la entera responsabilidad de regresar a casa.