En México los sindicatos han sido dueños de las plazas por décadas y aún hay resistencia a la evaluación del desempeño de los maestros.