En Corea del Sur, sólo los que están en el 5% de los graduados universitarios con los mejores promedios pueden aspirar a ser maestros.