Banner
Banner
Banner
Soleado

35°C

Hermosillo

Soleado
Humedad: 25%
Martes, 30 de Septiembre de 2014

EXPRESO - Periódico líder en noticias de Sonora

Los mares de Oceanografía

De sí, hablar de Oceanografía es despertar el imaginario colectivo sobre corrupción y redes de complicidades que se extienden por más de una década, envueltas en la impunidad. Pero la idea sobre esta empresa, cuestionada por años en los medios de comunicación por los beneficios y protección recibidos en los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, apunta a quedarse corta. “La investigación arrojará muchas sorpresas”, adelantó un funcionario que conoce algunas de las pistas que se siguen. “Incluye vínculos con políticos panistas, empresarios y figuras públicas”.

 

Oceanografía fue intervenida el viernes pasado por el Sistema de Administración y Enajenación de Bienes de la Secretaría de Hacienda, en el principio de su debacle que arrancó con la investigación de la PGR por el presunto delito de fraude. La denuncia la hizo Citigroup, el banco estadounidense cuya filial Banamex le otorgó créditos por 585 millones de dólares, de los cuales 360 fueron respaldados con facturas apócrifas. Citigroup, que investigará qué ejecutivos del banco intervinieron en las operaciones para fincar y deslindar responsabilidades, no fue la única empresa afectada.

 

Las primeras investigaciones establecen ese patrón de irregularidad en unas 50 empresas que eran proveedoras de Oceanografía que, a su vez, era proveedora de Pemex. El modus operandi que empleaban era participar en todas las licitaciones posibles –la mayor parte de ellas relacionadas con renta de buques petroleros a Pemex- con cotizaciones hasta 30% por ciento por debajo del resto, lo que les garantizaba que, por costo, se le asignaran. De esta manera, si el costo promedio por barco era de 90 mil dólares, Oceanografía ofertaba en 60 mil.

 

Pero no había beneficio real para Pemex, de acuerdo con las investigaciones, porque el truco de la licitación no se encontraba en ese primer tramo del contrato. Para ese tipo de contratos, en realidad se firman dos, de acuerdo con funcionarios de Pemex. Uno es por el barco en sí mismo, y el otro por los servicios de cubierta que se proveen en el barco. “En donde compensaban su cotización era en el sobreprecio de los servicios de cubierta”, agregó el funcionario. Las ganancias importantes estaban en las facturaciones apócrifas, como le sucedió a Banamex –no se sabe aún si en una colocación de mil millones de dólares que hizo la empresa en la Bolsa en octubre pasado se apoyó con el mismo método irregular-, sin contar con en el desconocimiento de sus deudas con los proveedores externos que les rentaban barcos y plataformas.

 

Las investigaciones tocan a los socios de Oceanografía; el mayoritario es Amado Yañez Osuna, y minoritario y operador financiero, Martín Díaz, cuyo cuñado Dionisio Pérez Jácome fue secretario de Comunicaciones en el sexenio pasado, y hoy es embajador en la OECD. La empresa se encontraba en bancarrota hace 15 años, pero la llegada de Vicente Fox a la Presidencia, la vino a rescatar. Oceanografía ha sido largamente asociada a la Presidencia de Vicente Fox y de su esposa Marta Sahagún, por la relación de la empresa con sus hijos, Manuel y Jorge Bribiesca, y con su hermano Guillermo Sahagún, que de acuerdo con una investigación del Congreso en 2005, les abrieron las puertas del gobierno de su padrastro al negocio y a la protección. Pero el blindaje político y judicial, así como los privilegios, no murieron en el sexenio de Fox.

 

Desde 2004, cuando Felipe Calderón todavía era secretario de Energía, su asesor y subsecretario Juan Camilo Mouriño, empezó a construir lo que sería la influencia transexenal de Oceanografía. Un viejo conocido en Campeche, Leonardo Olavarrieta, en ese entonces director adjunto de la empresa, lo presentó con Yañez Osuna, con quien nació una amistad aparentemente productiva. Entre los dos eliminaron a los Bribiesca de cualquier intermediación, que fue transferida al círculo íntimo de Calderón en Los Pinos. La línea Mouriño, por supuesto, es una de las joyas más preciadas en la actual investigación sobre Oceanografía. Y para allá va.

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

twitter: @rivapa

Al MARGEN: Miguel Ángel Yunes envió una nota a esta columna para precisar que él no fue subsecretario de Prevención y Readaptación Social en el gobierno de Vicente Fox. Lo que, dijo, en el de Ernesto Zedillo. Yunes dice que él no era funcionario cuando se fugó Joaquín Guzmán Loara de prisión. El texto al que se refiere, publicado el pasado jueves, indica que no existen pruebas videograbadas que Guzmán Loara se fugara en prisión durante los primeros dos meses de gobierno de Fox, y plantea como hipótesis que fue, precisamente, en el gobierno de Zedillo.